Navigation – Plan du site
Croisements et influences : penseurs, hommes politiques et personnalités

El legado filosófico-político de Pierre Clastres

José Manuel Silvero
p. 167-178

Résumés

L’ethnologue français Pierre Clastres, accompagné des indiens Aché Guayajkí élabore sur les montagnes du Paraguay une réflexion sur la société sans État. Questionnant des théories « universelles » qu’il qualifie comme étant ethnocentriques, Clastres rompt avec la tradition utopiste platonique et élève les indigènes au rang de vrais philosophes du pouvoir.

Haut de page

Texte intégral

Paraguay el país de las utopías

1El Paraguay, uno de los países con mayores índices de desigualdad, se ha configurado en el imaginario de muchos europeos, durante siglos, como «tierra de oportunidades». De otra manera, no podría explicarse, por un lado, la fiebre utopista que se ha experimentado en estas tierras y, por otro, las interminables injusticias que se han cometido desde diferentes empresas en nombre de Dios, la libertad, la igualdad y el progreso. Así, todos los rigores de la lógica cuartelera se han ejercitado en este suelo al amparo de los disciplinamientos corporales y de los largos e interminables silencios.

  • 1 José Manuel Peramás, La República de Platón y los guaraníes, Asunción, Parroquia San Rafael, 2003 (...)

2Para ilustrar una mínima parte de esa búsqueda utópica, me permito traer a colación una obra del siglo XVII cuyo título La República de Platón y los guaraníes1 radiografía el «ensueño maniático» que se ha gestionado en esta parte del mundo.

3La citada obra es del jesuita José Manuel Peramás quien no dudó en desplegar razones a favor de la concreción de una república homologable a la de Platón en suelo paraguayo. Para tal fin, la obra presenta una síntesis del pensamiento platónico y va contrastando con la vida cotidiana de los guaraníes de las reducciones a fin de concluir que la utopía, en este caso platónica, tuvo lugar en el Paraguay.

4Ahora bien, resulta en extremo temerario asumir que los ideales utópicos de Platón hayan sido «trasplantados» con éxito y refrendados con soltura por los miembros de una sociedad totalmente ajenos a ese mundo cerrado cuyo modelo panóptico distaba en demasía de aquella organización guaraní.

5El cambio de horma a la que fueron sometidos los aborígenes guaraníes, significó, por un lado, el deterioro de una autoimagen forjada al amparo de creencias y realidades muy alejadas de la fe a la que fueron sometidos. Y por otro lado, el cuerpo sucumbió y se diluyó en nombre de una utopía asignada sin pacto alguno. Si los guaraníes pasaron de vivir una vida «salvaje» a experimentar la república de Platón es porque sus cuerpos fueron disciplinados, controlados, vencidos, dominados, subyugados y marcados de manera constante.

6Foucault razona que la vida de estos aborígenes reducidos estaba reglada en cada uno de sus puntos:

  • 2 Michel Foucault, Dits et écrits, tome IV, Paris, Gallimard, 1994, 902 p. Citado por Alejandro Ruidr (...)

El poblado estaba repartido según una disposición rigurosa en torno de una plaza rectangular al fondo de la cual estaba la iglesia; sobre un costado, el colegio, del otro, el cementerio, y, después, frente a la iglesia se abría una avenida que era cruzada por otra en ángulo recto; las familias tenían cada una su pequeña cabaña a lo largo de estos dos ejes y así se encontraba exactamente reproducido el signo de Cristo. La cristiandad marcaba así con su signo fundamental el espacio y la geografía del mundo americano.2

  • 3 Sobre este punto véase : Blas Garay, El comunismo de las misiones jesuíticas, Asunción, Punto de (...)

7Tanto Foucault como Hegel coinciden en que la vida cotidiana de los aborígenes estaba reglamentada hasta en sus más mínimas expresiones, como aquella famosa campana que les recordaba a los guaraníes su compromiso marital3.

La muerte de Platón

  • 4 José Manuel Silvero, Suciedad, cuerpo y civilización, Asunción, Universidad Nacional de Asunción, (...)

8Cuando los jesuitas fueron expulsados del Paraguay, la utopía platónica no se marchó del todo. En el siglo XIX, luego de haber conquistado su independencia, el Paraguay tuvo que soportar una larga y cruenta guerra (1865-1870) contra Argentina, Brasil y Uruguay. Los vencedores impusieron una constitución de corte liberal y el guaraní (la lengua y la cultura) símbolo de lo «salvaje» y arcaico, fue perseguido implacablemente por la nueva política educativa que ansiaba una «utopía renovada» fundada en el higienismo, el liberalismo y el positivismo4. Si la utopía de Peramás impuso un mundo de características espartanas, el higienismo al amparo del liberalismo, intentó «blanquear» al Paraguay y borrar todo vestigio de lo indígena. Así, durante casi un siglo, ser aborigen en el Paraguay significó una verdadera desgracia – y lo sigue siendo hoy día –. El desprecio hacia «los salvajes» imprimió una dinámica social, política y educativa basada en estigmas y ninguneos. Los aborígenes paraguayos no eran dignos de ser asumidos como partícipes de un proyecto político, y mucho menos podrían formar parte de algún tipo de estudio antropológico de relevancia. No es gratuito entonces observar que todos los grandes antropólogos que estudiaron a los aborígenes del Paraguay hayan sido extranjeros. Y que los programas de estudios, de todos los niveles, no visualizan a las comunidades ancestrales como organizaciones políticas con criterios y determinaciones propias y autónomas. Pero un día algo pasó. Una visita cambió por siempre la visión que propios y extraños tenían de los indígenas paraguayos.

Pierre Clastres en Paraguay

  • 5 Miguel Abensour (Comp.), El espíritu de las leyes salvajes. Pierre Clastres o una nueva antropolo (...)
  • 6 Pierre Clastres, « Ethnologie des Indiens Guayaki. La vie sociale de la tribu ». In : L’Homme 4, (...)
  • 7 Pierre Clastres, Chronique des Indiens Guayaki, Paris, Pion, 1972, 373 p.

9Siguiendo el orden cronológico presentado por Abensour5, Clastres llegó al Paraguay en 1963 junto a Lucien Sebag. Gracias a la intermediación de León Cadogan estuvo conviviendo con los indígenas Aché Guayakí de Arroyo Morotĩ (San Juan Nepomuceno) entre enero de 1963 y enero de 1964. Aquel encuentro con los Aché Guayakí, más sus investigaciones anteriores para optar a la licenciatura en Filosofía y Letras (1957) le inspiraron para seguir indagando en torno a la jefatura indígena. Los «salvajes» brindaron al etnólogo las bases suficientes para que en 1965 consolide su tesis La vie sociale d’une tribu nomade: les Indiens Guayaki du Paraguay6 y así obtener el doctorado en Etnología. Producto de aquella tesis es el texto emblemático Chronique des Indiens Guayaki7.

  • 8 Pierre Clastres, Le grand parler. Mythes et chants sacrés des Indiens Guarani, Paris, Seuil, 1974 (...)
  • 9 El antropólogo jesuita Bartomeu Melià, en reiteradas ocasiones acusó a Clastres de plagio. En uno d (...)

10Entusiasmado con el Paraguay, en el año 1965, nuevamente con el apoyo y la generosidad de León Cadogan, Clastres concretó una misión con otro grupo de aborígenes, esta vez, los guaraníes. Fruto de este encuentro es la obra Le Grand Parler. Mythes et chants sacrés des Indiens Guarani8. El mencionado texto ha dado pie para que algunos «especialistas» cuestionaran la honestidad de Clastres. Se ha conjeturado que el mismo no era más que fruto de «un robo descarado de las ideas y recopilaciones del mismísimo León Cadogan9». Examinando con minuciosidad la obra en cuestión y además otros documentos que guardan relación con la venida de Clastres a Paraguay, se puede sacar las siguientes conclusiones.

11En primer lugar, los esfuerzos de Cadogan fueron decisivos para que la Misión Clastres-Sebag se concretara.

  • 10 León Cadogan, « Algunos textos Guayakí del Yñaro : Parte 1ra ». In : Boletín de la Sociedad Cient (...)

[...] convencido de la gran importancia que para la etnología tendría un estudio exhaustivo realizado por profesionales, antes de gestionar la publicación de mi trabajo – Cadogan se está refiriendo a su trabajo sobre los Guayakí –, traté de interesar al mundo científico en el problema. Fueron inútiles las sugerencias formuladas en tal sentido con motivo de las Jornadas Internacionales de Arqueología y Etnografía, Buenos Aires, 1960; tampoco tuvieron éxito las gestiones realizadas por mi amigo Théo Crevenna, de la Unión Panamericana, en los Estados Unidos. Pero por fin, gracias a la sensibilidad de los Dres. Robert Heine-Geldern, Claude Lévi-Strauss y el llorado Alfred Métraux, se destacó al Paraguay la Misión Clastres-Sebag. Esta misión ha regresado a Francia después de haber convivido durante casi un año con los grupos guayakíes del Yňaró y del Yvytyrusú reunidos en Arroyo Morotĩ. Además, en breve se espera la llegada al Paraguay de un etnólogo francés con el objeto de estudiar la cultura del grupo del sector San Joaquín-Itakyrý.10

12En segundo término, según los registros, Clastres no ha desaprovechado ninguna ocasión para hacer saber su admiración y respeto hacia la obra – y la persona – de Cadogan. En más de una ocasión, el etnólogo francés reconoció el colosal esfuerzo del paraguayo para acceder y recopilar los cantos sagrados.

  • 11 Pierre Clastres, « León Cadogan ». In : L’Homme, vol. XIV, 14, Nº 2, 1974, pp. 135-136.

13Prueba de lo mencionado es el sentido homenaje de Clastres en la revista L’Homme a Cadogan con motivo del fallecimiento de éste11.

14Asimismo, en la obra La palabra luminosa, el francés exterioriza sin ambigüedades su aprecio a la labor de Cadogan:

  • 12 Pierre Clastres, La palabra luminosa. Mitos y cantos sagrados de los guaraníes, Buenos Aires, Edi (...)

Para que los guaraníes consintieran en abrir una brecha en ese formidable muro de silencio que rodeaba el edificio de sus creencias, que el celo obstinado de los misioneros no logró jamás destruir, fue necesario el descubrimiento y la conquista de una gran amistad: la que nació del encuentro entre los indígenas y el paraguayo León Cadogan, amistad que con el curso de los años nunca llegó a debilitarse y que sólo terminó el año pasado con la muerte de aquel a quien los guaraníes llamaban nuestro verdadero compañero, el que tiene su lugar reservado entre nuestros fogones.12

  • 13 Ibidem.

15En tercer lugar, la prueba irrefutable que desbarata la acusación vertida en contra de Clastres, se encuentra en el mismo texto cuestionado. «En cuanto a nuestros textos, fueron traducidos, con la irremplazable ayuda de Cadogan, del original guaraní».13

16Entonces, cabe preguntarnos ¿por qué acusaron injustamente a Clastres de plagiario? ¿Qué motivó a algunos antropólogos a cuestionar la honestidad del etnólogo?

17Al parecer la respuesta guarda una íntima relación con la superación de la utopía platónica y/o cualquier intento de patriarcado alguno. Y es que Clastres, como todo buen ácrata, divisó entre los Aché Guayakí una organización social, política y económica como ningún otro antropólogo lo hiciera antes.

18Sus detractores no le perdonaron el hecho de haber cuestionado ciertas ideas cercanas a una visión contaminada de etnocentrismo. Por ello, en el Paraguay, en ese lugar que Clastres tanto amó, en ese país, sus textos – los mismos que han sido traducidos a varios idiomas – son ninguneados y escasamente estudiados. La maledicencia pudo más que el sentido común y las ideas del etnólogo aguardan ser debatidas y apreciadas en su justa medida.

  • 14 Pierre Clastres, « ¿De qué se ríen los indios ? » In : Mundo nuevo. Revista de América Latina 26- (...)
  • 15 Pierre Clastres, « Le dernier cercle ». In : Les Temps Modernes 298, 1970, p. 1917-1940.

19Pero más allá de las acusaciones, Clastres siguió viajando por el Paraguay. Entre 1966 y 1968, en dos oportunidades, se internó entre los Chulupi del Chaco. El texto De quoi rient les Indiens14 condensa sus análisis producto de la mencionada convivencia. En 1970 a 1971, en una breve misión, el etnólogo entró en contacto con los Yanoamas de Venezuela, el texto Le dernier cercle15 versa sobre dicho acercamiento.

  • 16 Hélène Clastres, La terre sans mal. Le Prophétisme- Tupi-Guarani, Paris, Seuil, 1975, 153 p.

20Y finalmente, junto a su esposa Hélène, en 1974, llegaron hasta los indígenas guaraníes del Estado de San Pablo, Brasil. La investigación giró en torno a las razones que motivaron a los guaraníes a llevar adelante los grandes movimientos migratorios que precedieron a la llegada de los europeos. Dicha experiencia es única, pues los aborígenes abandonaron sus poblados, territorios familiares para caminar bajo la conducción de los Karai, hacia la Tierra sin Mal. Producto de las conversaciones y análisis de este encuentro es la obra de Hélène Clastres La terre sans mal. Le Prophetisme Tupi-Guarani16.

¿A qué corriente perteneció Clastres?

  • 17 Rubén Bareiro Saguier, « Pierre Clastres (1934-1977) ». In : Journal de la Société des Américanis (...)

21El laureado intelectual paraguayo, Rubén Bareiro Saguier, en un sentido adiós, recordaba a su amigo, en primer lugar como filósofo. Detalle no menor atendiendo la complejidad de la obra del francés, especialmente en lo que respecta a su labor como pensador situado más allá de su rol de cronista. Como filósofo, Clastres construyó las bases de un pensamiento que rompe con las doctrinas en boga de aquel entonces, específicamente con el estructuralismo, escuela que por cierto lo había cobijado desde un primer momento. Aquí se encuentran las bases, dice Bareiro Saguier, de lo que los especialistas han dado en llamar «la corriente post-Lévi-Strauss» en etnología17.

22Otros especialistas consideran que la formación teórica de Clastres no podría ser catalogada como estructuralista ni tampoco marxista:

  • 18 Abensour, op. cit., p. 54.

Clastres no es estructuralista, en principio porque su campo de investigación, en tanto etnólogo, no requiere del análisis estructural. Es verdad que en el terreno del parentesco y de los mitos, Clastres acoge sin reserva la originalidad y la importancia de la obra de Lévi-Strauss, aun cuando el mitólogo, privilegiando en su análisis la relación de los mitos entre sí, omite o descuida, según él, el lugar de producción del mito, a saber, la sociedad. E incluso el haber obviado la sociedad primitiva como forma específica de institución social.18

23No obstante, Clastres en sus textos se refiere al estudio del parentesco, tal como fue en todo caso conducido hasta el presente, como una enseñanza estéril a la hora de intentar desentrañar al ser social primitivo. ¿Para qué sirven las relaciones de parentesco en las sociedades primitivas? El estructuralismo – según Clastres – sólo puede proveer una única respuesta masiva: para codificar la prohibición del incesto.

  • 19 Antonio Campillo, Variaciones de la vida humana. Una teoría de la historia, Barcelona, Akal, 2001 (...)

24Por su parte, Campillo indica que Lévi-Strauss – siempre desde la concepción clastreana – confunde el medio y el fin, al situar en el mismo plano el parentesco y la política, el intercambio como regla fundadora de «nosotros» humano y el intercambio como táctica coyuntural en la relación entre «nosotros» y los «otros»19.

  • 20 Días antes de su muerte, Pierre Clastres había redactado un artículo titulado « Los marxistas y su (...)

25Con respecto a la crítica feroz20 arrojada al – y desde – colectivo de los antropólogos marxistas, de nuevo Clastres deja entrever su rebeldía en relación al etnocentrismo desplegado por aquellos etnólogos que aplicaban el análisis marxista al campo de la antropología.

26En relación a la orientación de sus investigaciones, los mismos, vendrían a:

  • 21 Ibid., p. 86.

1. Cuestionar los supuestos etnocéntricos del evolucionismo (compartidos también por los antropólogos marxistas).
2. Subrayar la especificidad de las relaciones políticas, su irreductibilidad con respecto a las relaciones económicas – contra la pretensión de Marx y del marxismo – y con respecto a las relaciones parentales – contra la pretensión de Lévi Strauss y del estructuralismo –21.

Filosofía del poder

27La reflexión en torno al poder es una de las contribuciones más importantes de Clastres en el campo de la filosofía política y de la antropología política. Sus reflexiones giran en torno a la «certeza etnocéntrica» de que el Estado es constatación del progreso y la civilidad. Nuestro autor cuestiona y desbarata la idea fuerza – propia de occidente – que justifica la inexorable evolución de las sociedades primitivas hacia sociedades estatales jerarquizadas. Clastres advierte que con el arribo de los europeos a América, se encontraron con un tipo de sociedad drásticamente disímil a aquella que tenían por válida y necesaria. Entonces, no podían pensarla, pues no encajaba con las categorías que habían desarrollado para capturar la realidad socio-política. Sencillamente, el mundo de los salvajes era literalmente «impensable» para el pensamiento europeo.

28En su obra La sociedad contra el Estado, Clastres demuestra que las argumentaciones de los europeos en relación a la naturaleza del poder están atravesadas por una lógica argumentativa que devela la carencia de las sociedades primitivas de ese «algo imprescindible» para toda sociedad: el Estado. Por ello, son empadronadas como sociedades «incompletas», «no verdaderas» y en última instancia, «no civilizadas». Si el destino de toda sociedad es el Estado ¿cómo podría pensarse en una sociedad sin Estado?

29La fe eurocéntrica de que la sociedad es para el Estado, es uno de los pilares que sustentan la postura evolucionista del poder, dicha certeza, dice Clastres, emanaría de un axioma – que se extiende a toda la historia de la civilización occidental – que indicaría «lo que es» y «lo que debe ser la sociedad humana». Como buen pensador, Clastres ubica este momento histórico de certidumbre inaugural en las bases mismas del pensamiento europeo de lo político en la obra fragmentaria de Heráclito.

30Siguiendo el axioma establecido, la representación de la sociedad como tal se encarna en una figura del Uno, exterior a la sociedad. De ahí que la disposición jerárquica del espacio político esté al mando del jefe, del rey o del déspota. Amos y Súbditos, bajo ese signo de división existe la sociedad. Entonces, una agrupación humana que no presente este rasgo de la división ¿podría ser considerada como una sociedad?

31Entre los Aché Guayakí del Paraguay, Clastres observó que faltaban cuatro elementos: Estado, Fe, Ley y Rey. A partir de esta constatación, el etnólogo reflexiona en torno al hecho de que los aborígenes eviten un órgano de poder separado del seno de la sociedad. Una de las conclusiones del francés guarda relación con la existencia de una organización política explícita e implícita en el seno de la sociedad de los achés. La ausencia de un poder centralizado, coercitivo, monopolizador de la violencia – característica básica del Estado – de ningún modo implicaba una carencia, sino más bien, la existencia de un poder sociopolítico basado sobre una lógica radicalmente divergente de aquella que subyace a lo político-estatal. Este trato social y político difería del axioma eurocéntrico pero no implicaba ausencia de praxis política.

Economía miserable

32Clave ha sido el tema económico en las indagaciones de Clastres acerca de las sociedades sin Estado. El etnólogo al repasar los escritos e impresiones de cronistas, misioneros y antropólogos europeos advirtió que los mismos estaban impregnados de una «violencia metafísica» que estigmatizaba a los primitivos por carecer de una economía donde los «excedentes» fueran garantes de un cierto orden y estabilidad. Entonces, se concluía que esa «incapacidad técnica» e «ignorancia» para producir excedentes demostraba que estos grupos humanos estaban ocupados en la sobrevivencia. Clastres analiza esta variable y define la técnica algo así como conjunto de procedimientos con que se proveen los hombres, no para asegurarse el dominio absoluto de la naturaleza – esto sólo vale para nuestro mundo y su demente proyecto cartesiano del que apenas empiezan a medirse las consecuencias, sostiene el etnólogo –, sino para asegurarse un dominio del medio natural, relativo a sus necesidades.

33Una vez definida la técnica en estos términos, ya no se podría hablar de inferioridad:

  • 22 Pierre Clastres, La sociedad contra el Estado. Ensayos de Antropología política, Santiago de Chil (...)

No se conoce hasta ahora ninguna sociedad que se haya establecido, salvo por presión y violencia externa, en un espacio natural imposible de dominar: o desaparece o cambia de territorio. Lo que sorprende en los esquimales o entre los australianos es justamente la riqueza, la imaginación y la finura de la actividad técnica, la potencialidad de invención y de eficacia que demuestra el instrumental utilizado por estos pueblos.22

34La imagen del aborigen perezoso, incapaz de producir era una imagen chocante para aquellos que defendían una praxis totalmente opuesta. Clastres tritura el discurso economicista que inscribía a los aborígenes como partes de una economía miserable.

35Al explicitar la variable económica, el francés de nuevo reflexiona en torno al poder. Acota que en la sociedad primitiva, por esencia igualitaria, los hombres son dueños de su actividad, de la circulación de los productos de esa actividad, actúan sólo para ellos mismos, mientras que la ley de intercambio de bienes mediatiza la relación directa del hombre con su producto. Es decir, cuando en la sociedad primitiva lo económico se deja identificar como autónomo, cuando se produce el trabajo alienado, impuesto por los que lo gozan, la sociedad deja de ser primitiva y se transforma en sociedad dividida en señores y siervos, es cuando se ha dejado de exorcizar lo que está destinado a eliminarla: el poder y el respeto al poder.

36El razonamiento de que el Estado es el instrumento que permite a la clase dominante ejercer su dominación violenta sobre las clases dominadas y que para que haya Estado, es necesario que antes haya clases sociales antagónicas, ligadas por la explotación, no convence a Clastres y lo discute con argumentos convincentes.

37Considera que este razonamiento carece de fundamento a la hora de presentar una concepción instrumental del Estado, pues si la sociedad está organizada en base a opresores que explotan a los oprimidos, es porque esta alienación descansa en el uso de una fuerza, en la substancia misma del Estado, «monopolio de la violencia física legítima».

38¿A qué necesidad respondería la existencia del Estado, puesto que su esencia – la violencia – es inminente a la división de la sociedad, ya que está dedicado a la opresión de un grupo sobre los demás? Sólo sería el órgano inútil de una función cumplida antes y en otro lugar. Clastres sigue hurgando en la génesis del poder, específicamente en el origen del Estado. Insiste en que hay que preguntarse por qué se produce, en una sociedad primitiva, el reparto de hombres en dominantes y dominados. Se pregunta entonces ¿cuál es el motor del Estado? Y se responde: su aparición confirmaría la legitimidad de una propiedad privada surgida previamente; el Estado sería el representante y el protector de los propietarios. Pero este razonamiento tampoco convence del todo al etnólogo, por ello vuelve a preguntar; ¿Pero por qué aparece la propiedad privada en una sociedad que la rechaza? ¿Por qué hay quienes un día dicen «esto es mío» y cómo es que los demás permiten que surja lo que la sociedad primitiva ignora: la autoridad, la opresión, el Estado?

  • 23 Ibid., p. 168.

39Lo que se sabe de las sociedades primitivas – dice Clastres – no permite buscar más en lo económico el origen de lo político. Ahí no está el árbol genealógico del Estado. No hay nada en una sociedad primitiva – sin Estado – que permita la diferencia entre ricos y pobres, porque nadie tiene el deseo barroco de hacer, poseer, parecer más que su vecino. La capacidad, igual para todos, de satisfacer las necesidades materiales, y el intercambio de bienes y servicios que impide la acumulación privada de bienes, hacen imposible tal deseo, que es deseo de poder. La sociedad primitiva no deja lugar al deseo de sobreabundancia23.

A manera de conclusión

40Clastres ha interrogado muy seriamente las bases del poder eurocéntrico. Razones no faltaron para que sus propios compañeros etnólogos, filósofos, sociólogos y teóricos del poder lo criticaran y casi siempre, acrecentaran su obra. El filósofo que se «admiró» con los Achés en las espesuras de los montes del Paraguay ha podido legarnos una inmensa obra traducida a varios idiomas. Si en la actualidad emergen maneras distintas de entender el rol del Estado y las comunidades se organizan con criterios alejados de los axiomas eurocéntricos clásicos del ejercicio del poder, Clastres más que nunca está vigente. Hoy día, sus ideas recorren salas, cátedras y cafés. Sus consignas siguen sonando allí donde se plantee un mundo más justo y solidario. Su ideal de ejercer el poder de un modo distinto sigue siendo una hermosa utopía que desbarató otras supuestas utopías de inspiración platónica… Sus achés, chulupíes, y guaraníes del Paraguay, siguen siendo maltratados e invisibilizados. La academia latinoamericana sigue estando en deuda con el etnólogo que fecundó y crio sus ideas en tierras paraguayas.

Haut de page

Notes

1 José Manuel Peramás, La República de Platón y los guaraníes, Asunción, Parroquia San Rafael, 2003, 224 p.

2 Michel Foucault, Dits et écrits, tome IV, Paris, Gallimard, 1994, 902 p. Citado por Alejandro Ruidrejo, « Foucault : de las Repúblicas Guaraníes del Paraguay a una ontología de nuestro presente ». In : Antonio Tudela y Jorge Benítez, Pensar en Latinoamérica. Primer Congreso Latinoamericano de Filosofía Política y Crítica de la Cultura, Asunción, Jakembo Editores, 2006, p. 241-251.

3 Sobre este punto véase : Blas Garay, El comunismo de las misiones jesuíticas, Asunción, Punto de Encuentro, 2014, 120 p.

4 José Manuel Silvero, Suciedad, cuerpo y civilización, Asunción, Universidad Nacional de Asunción, 2014, 17 p.

5 Miguel Abensour (Comp.), El espíritu de las leyes salvajes. Pierre Clastres o una nueva antropología, Buenos Aires, Ediciones del Sol, 2007, p. 51.

6 Pierre Clastres, « Ethnologie des Indiens Guayaki. La vie sociale de la tribu ». In : L’Homme 4, vol. VII, Paris, 1967, p. 5-24.

7 Pierre Clastres, Chronique des Indiens Guayaki, Paris, Pion, 1972, 373 p.

8 Pierre Clastres, Le grand parler. Mythes et chants sacrés des Indiens Guarani, Paris, Seuil, 1974, 140 p.

9 El antropólogo jesuita Bartomeu Melià, en reiteradas ocasiones acusó a Clastres de plagio. En uno de sus escritos dice : « La obra de Cadogan, en especial el Ayvu Rapyta, ha sido repetida y lamentablemente copiada y plagiada por autores inescrupulosos. No nos referimos naturalmente a la Literatura guaraní del Paraguay, de Rubén Bareiro Saguier (1980), sino al libro Le grand parler, de Pierre Clastres (1974), que es sustancialmente la traducción al francés de textos de Cadogan, y que con esa autoría usurpada fueron a su vez retraducidos del francés al portugués (1977 ; 1990) y del francés al castellano (1993), ignorada ya su procedencia ». Bartomeu Melià, « La novedad guaraní (viejas cuestiones y nuevas preguntas) Revisita bibliográfica (1987-2002) ». In : Revista de Indias 230, vol. LXIV. 2000, p. 175-226.

10 León Cadogan, « Algunos textos Guayakí del Yñaro : Parte 1ra ». In : Boletín de la Sociedad Científica del Paraguay y del Museo Andrés Barbero Etnográfico e Histórico Natural, vol. IV, Asunción, 1960, p. 53.

11 Pierre Clastres, « León Cadogan ». In : L’Homme, vol. XIV, 14, Nº 2, 1974, pp. 135-136.

12 Pierre Clastres, La palabra luminosa. Mitos y cantos sagrados de los guaraníes, Buenos Aires, Ediciones del Sol, 1993, p. 10.

13 Ibidem.

14 Pierre Clastres, « ¿De qué se ríen los indios ? » In : Mundo nuevo. Revista de América Latina 26-27, 1968, p. 74-92.

15 Pierre Clastres, « Le dernier cercle ». In : Les Temps Modernes 298, 1970, p. 1917-1940.

16 Hélène Clastres, La terre sans mal. Le Prophétisme- Tupi-Guarani, Paris, Seuil, 1975, 153 p.

17 Rubén Bareiro Saguier, « Pierre Clastres (1934-1977) ». In : Journal de la Société des Américanistes, Tome Nº 65, 1978, p. 227-228. http://www.persee.fr/doc/jsa_0037-9174_1978_num_65_1_3019

18 Abensour, op. cit., p. 54.

19 Antonio Campillo, Variaciones de la vida humana. Una teoría de la historia, Barcelona, Akal, 2001, p. 100.

20 Días antes de su muerte, Pierre Clastres había redactado un artículo titulado « Los marxistas y su antropología », el mencionado escrito fue publicado en la revista Libre 3, 1978, p. 135-149.

21 Ibid., p. 86.

22 Pierre Clastres, La sociedad contra el Estado. Ensayos de Antropología política, Santiago de Chile, Hueders, 2010, p. 160.

23 Ibid., p. 168.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

José Manuel Silvero, « El legado filosófico-político de Pierre Clastres », Cahiers d’études romanes, 32 | 2016, 167-178.

Référence électronique

José Manuel Silvero, « El legado filosófico-político de Pierre Clastres », Cahiers d’études romanes [En ligne], 32 | 2016, mis en ligne le 10 avril 2017, consulté le 21 octobre 2017. URL : http://etudesromanes.revues.org/5209 ; DOI : 10.4000/etudesromanes.5209

Haut de page

Auteur

José Manuel Silvero

Universidad Nacional Autónoma de Asunción – Paraguay

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Cahiers d'études romanes est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo Centre aixois d’études romanes
  • Logo Aix-Marseille Université
  • Revues.org